Itinerario 4 días


Día 1: Llegada a Baltra y Santa Cruz: Tierras altas
Se debe pagar una tarjeta de tránsito de 20 dólares por persona a la salida del aeropuerto de Quito y una tasa de entrada al parque nacional de 100 dólares por persona a la llegada a las islas. Tenga a mano dinero en efectivo para estas transacciones, ya que las tarjetas de crédito pueden requerir mucho tiempo.

A su llegada a las Galápagos, recogerá su equipaje y se reunirá con el guía del crucero en la sala de llegadas. Primero deberá tomar el autobús desde el aeropuerto hasta el muelle. Nuestro guía le proporcionará el billete para ello. Al llegar al muelle, tomará el ferry para cruzar el canal de Itabaca y llegar desde Baltra a la isla de Santa Cruz. A continuación, nos dirigimos a las tierras altas de Santa Cruz para nuestra primera aventura en Galápagos.

Comenzando en la costa en la parte norte de la isla, viajamos a través de Santa Cruz a través de la región agrícola y en los bosques brumosos donde podemos ver el único bosque nublado Scalesia, tortugas gigantes en forma de cúpula en la naturaleza, diferentes especies de pinzones de Darwin y posiblemente el mundialmente famoso pájaro carpintero y pinzones curruca, así como atrapamoscas bermellón. Hoy disfrutaremos del almuerzo en las tierras altas.

Esta tarde viajaremos a Puerto Ayora, donde nos trasladaremos a nuestro barco, el Grand Daphne. Una vez a bordo, se le asignará su camarote, conocerá a los miembros de la tripulación y conocerá mejor a nuestro guía y al grupo.
Día 2: Isla Floreana: Bahía del Correo, Punta Cormorán y Corona del Diablo
Descubra la peculiar historia marítima de Bahí de Correos, que cuenta con el sistema postal más antiguo de América. Empapado de historia, en 1793 se erigió un barril de correos para que los marineros depositaran su correspondencia y ayudaran a la entrega del correo a Estados Unidos y Europa.

Era sencillo, un marinero dejaba una carta con su destino y a quién iba y cogía una carta de otro marinero si iba al destino de esa carta. Esta costumbre continúa hoy en día con los visitantes de las Galápagos dejando cartas y postales para que las recoja el siguiente barco que pase. Envíe una de las suyas y compruebe si hay alguna que pueda entregar en casa. El snorkel y el paseo en panga son actividades que también se incluyen en esta excursión.

Desembarcamos en Punta Cormorán, donde la arena está formada por finos cristales de olivino, un mineral volcánico vidrioso, que da a la playa un color verde oliva. Es el mejor lugar para ver leones marinos de Galápagos. Hoy es también una de nuestras mejores oportunidades para ver flamencos rosados y otras aves acuáticas que vadean en las lagunas, incluyendo colines y zancudos. El paseo continúa hacia una playa de arena blanca hasta un lugar de anidación de tortugas verdes del Pacífico Oriental. En la orilla es habitual encontrar jóvenes rayas diamante que disfrutan de la vista del océano cristalino de color turquesa.

Justo al lado de la costa, la famosa Corona del Diablo es un antiguo cono volcánico erosionado y un popular lugar de descanso para aves marinas como piqueros, pelícanos y fragatas. También se pueden ver aves tropicales de pico rojo anidando en las grietas rocosas. El centro del cono es un lugar excepcional para hacer snorkel y mucha gente lo considera una de las mejores experiencias de su viaje. Podemos ver rayas, tiburones, leones marinos y tortugas.
Día 3: Isla Española: Punta Suárez y Bahía Gardner
Hoy navegaremos hasta la isla Española, la más meridional de las Galápagos y una de las más espectaculares. Debido a su remota ubicación, esta isla cuenta con una gran población de fauna endémica. Es el lugar de cría de casi todas las 12.000 parejas de albatros de las Galápagos y también alberga colonias de piqueros de patas azules y enmascarados. Los senderos que parten de las playas doradas, donde se bañan los leones marinos y las iguanas marinas se dirigen hacia el agua, nos conducen justo en medio de las colonias de piqueros, y también se suelen ver palomas y sinsontes de Galápagos.

Desembarcamos en Punta Suárez, uno de los lugares más atractivos de las Galápagos y que alberga una gran y variada población de fauna silvestre; un paseo por sus senderos nos lleva a un mirador en la cima del acantilado, donde obtenemos una vista panorámica mágica. Tenga en cuenta que el terreno es irregular, por lo que se recomienda utilizar un calzado adecuado. Los piqueros se alinean en la costa rocosa bajo nosotros, mientras que las fragatas pueden verse en lo alto; en las cercanías pueden verse enormes leones marinos descansando y los albatros utilizan los acantilados como su "pista de aterrizaje", ayudándose de los vientos del sureste que soplan en esta parte de la isla. Si tenemos suerte, veremos los elaborados rituales de cortejo que realizan los albatros antes de que la hembra elija a su pareja para toda la vida. Se pueden ver iguanas marinas en muchas de las islas de Galápagos, pero ninguna como las iguanas marinas de Española, también llamadas "iguanas marinas de Navidad", con una variación de rojo y verde combinada con su color negro, las hace únicas y sólo posibles de ver aquí.

A continuación, nos dirigimos a la Bahía Gardner, considerada por muchos como una de las playas más bellas de las Islas Galápagos y llena de leones marinos y sinsontes de capucha. Disfrute de la playa y haga un poco de snorkel que podría ser genial para jugar con las crías de león marino y un montón de diferentes tipos de peces. Las rocas de la costa ofrecen excelentes oportunidades para practicar el snorkel, con tiburones de arrecife, tortugas y muchas especies de peces tropicales, como el cirujano y el pez ángel, que suelen verse. Los pequeños tiburones de arrecife de punta blanca también se ven a menudo descansando bajo las rocas.
Día 4: Isla San Cristóbal: Roca León Dormido y Aeropuerto
Como los vuelos al continente desde Galápagos salen a media mañana, es un comienzo temprano para nuestra última mañana en las islas. Dependiendo de la hora de nuestro vuelo, nuestro tiempo dedicado a esta última excursión podría ser limitado.

La Roca Kicker (León Dormido) es el magnífico resto de basalto de un cráter en medio del mar, cuya forma se asemeja a la de un león dormido. La roca se eleva 150 metros sobre la superficie y está dividida en dos partes por un estrecho canal. Navegamos por el canal, con aves marinas que anidan a ambos lados del barco, aves tropicales por encima, iguanas marinas en el agua y descansando en las rocas y muchos leones marinos también presentes.

El snorkel nos da la oportunidad de ver tiburones de Galápagos y, con algo de suerte, incluso tiburones cabeza de martillo entre tortugas marinas y una increíble biodiversidad de invertebrados en la pared.

Lamentablemente, todo lo bueno debe llegar a su fin y nos despedimos de las Islas Galápagos. Nos dirigimos al aeropuerto para tomar nuestro vuelo a media mañana de vuelta a Guayaquil o Quito.

Incluye

  • Alojamiento a bordo en cabina con baño privado;
  • Todas las comidas, agua, café y té;
  • Todas las excursiones mencionadas en el itinerario (itinerario sujeto a cambios) con guía naturalista de habla inglesa;
  • Todos los traslados en Galápagos (los traslados aeropuerto-yate-aeropuerto solo están garantizados si el vuelo ha sido reservado a través de nosotros);
  • Equipo de snorkel (SOLO aletas).
  • Lobito Bus y Ferry

No Incluye

  • Vuelo de ida y vuelta a las Islas Galápagos;
  • Tarifa de entrada al Parque Nacional Galápagos (USD 100 pp, sujeto a cambios);
  • Si su viaje visita la Isla Isabela, también hay que pagar una tarifa de US $ 10 a su llegada a la isla, Tarjeta de Control de Tránsito (USD 20 pp, sujeto a cambios);
  • Traslados al aeropuerto en Galápagos (solo incluido si el vuelo a Galápagos se ha reservado a través de nosotros en las fechas programadas del crucero.
  • * Si su llegada / salida es diferente a nuestros vuelos de crucero programados, el servicio de transporte no está incluido);
  • Alquiler de traje de neopreno;
  • Bebidas no alcohólicas y alcohólicas;
  • Propinas y seguros de viaje y otros artículos de carácter personal.